Lechuga Para La Piel Enrojecida

La Lechuga Para La Piel Enrojecida, sí la de la ensalada, asimismo de ser una hortaliza rica es un cosmético de primer orden. Ya que a primera vista, la lechuga no posee tanto encanto como la rosa mosqueta o las algas, pero es un producto que, posiblemente por inexperiencia de sus propiedades, no tenemos en cuenta a la hora de cuidar nuestra piel.

Lechuga Para La Piel Enrojecida

Este delicado vegetal, en aplicaciones externas, ayuda a restablecer la piel enrojecida por el sol. Logras hacerte una simple mascarilla para aplicártela cuando tu piel se halle con esas exclusivas.

Sólo tienes que trocear de 8 a 10 hojas de lechuga, junto con sus tallos, y ponerlas a hervir durante 3 minutos en medio litro de agua mineral.

Luego filtra el líquido y agrégale una cucharada de miel. Revuelve un poco para que se cree una pasta y dejas que se enfríe.

Cuando ya está fría la mezcla te la empleas en la zona enrojecida con ayuda de una gasa. Deja que actúe durante unos 15 minutos y retira con agua tibia. Verás que tu piel en un rato recobra su estado normal.

Dejanos tu comentarios